PÍDELE LA PRUEBA DEL AMOR

Verónica del Castillo

11 diciembre, 2013

Hace un par de semanas fui a mi revisión de rutina con mi nueva ginecóloga Elizabeth Cacho y me quedé asombrada cuando me dijo las pruebas que debemos pedirle a un hombre si queremos cambiar de pareja sexual: PCR uretral, penescopía, VDRL para saber si tiene sífilis o gonorrea, cultivos (Clamidia, Ureaplasma y Micoplasma) y la tradicional prueba VIH para saber si tiene sida. Las mujeres (conste que sólo en este caso), somos más complicadas. Ellos deben pedirnos 6 exámenes: papanicolau, colposcopia, VDRL, VIH, cultivo vaginal y PCR cervical que consiste en un estudio de ADN para saber si contrajimos VPH (Virus de Papiloma Humano), que basta practicar sexo oral para el contagio, y puede haber sido alguna pareja de hace 10 años!!
Este complicado panorama de nombres raros y abreviaciones científicas es el panel de infecciones de transmisión sexual, pero más complicado parece el que un hombre acceda a hacerse esta larga lista de “exámenes” para darles el visto bueno.
Quizá podemos pensar que si algún caballero valiente, responsable, consciente y ocupado (no preocupado) por su salud y la de su futura pareja, se realiza esta serie de estudios, ya no quiera tener relaciones o se le pase la “calentura”, pero la verdad es que esto brinda un nivel de consciencia y compromiso más elevado que a la larga nos dará libertad. Yo le pedí la prueba del amor a mi esposo hace 6 años y se practicó los exámenes prenupciales (incluye VIH o sida) después de varios meses de conocernos y él me pidió lo mismo. Al principio me sentí ofendida pero en realidad ellos tienen el derecho a pedirnos las mismas “garantías”. Por supuesto varios miedos y prejuicios pasaron por mi mente cuando se lo pedí: “va a creer que soy muy moderna o una chica re-fácil etc. Pero para mi sorpresa al parecer me tomó más en serio y el compromiso se afianzó.
Mi humilde sugerencia para ustedes es que conozcan a su pareja al menos un par de meses para después tener relaciones sexuales, muchos deciden hacer lo contrario: tengo sexo y después lo conozco pero ya es demasiado tarde porque me enamoré de la persona equivocada!! Es un acto de amor (a uno mismo y a la vida), de conciencia, responsabilidad y salud que nos regala paz y un blindaje físico y espiritual que quizá inconscientemente ayuda a conservar la fidelidad. ¿Qué necesidad de estar preocupadas o temerosas por estos temas cuando tenemos hijos (en el caso de madres solteras) y queremos estar sanas para ellos?
Si a esto se suma que lamentablemente he visto en repetidas ocasiones en los baños de varios bares o discotecas (“antros” como les llaman los chavos), que de un promedio de 6 excusados, en 2 están volviendo el estómago mujeres alrededor de los 18 años por exceso de alcohol, los riesgos de sexo “casual” o abusos sexuales, aumentan!! Las mujeres hemos rebasado a los hombres en alcoholismo (según la última Encuesta Nacional de Adicciones) por un equivocado concepto de igualdad. Estas mujeres alcohólicas son cada vez más jóvenes y quieren ser como los hombres teniendo el mismo acceso a bebidas embriagantes y con el mismo poder adquisitivo que ellos, pero olvidando que nuestro cuerpo no reacciona igual que el de un hombre ya que tenemos menos agua y más grasa, por lo tanto tenemos menos “aguante”.
Por otro lado, según Cacho, las mujeres que son fumadoras aumentan en un 50% el riesgo de activar el Virus de Papiloma Humano (VPH). Para evitar el contagio de esta enfermedad que ha estado en contacto con el 80% de las mujeres (según los últimos estudios nacionales), no basta el uso del preservativo ya que está presente en las mucosas (boca, vagina, vulva, ano). El VPH puede provocar cáncer cervicouterino. Recordemos que el preservativo sólo protege el miembro más no los genitales externos. Alrededor de 4 de cada 10 hombres son portadores de VPH.
Mujeres divinas, si quieren ser poderosas física, emocional y espiritualmente, no olviden pedirles la prueba del amor y realizarse sus estudios básicos como Papanicolau y Colposcopia, ambos son de cajón para aquellas que han iniciado su vida sexual, al menos cada 6 meses (para aquellas mujeres con antecedentes de alguna infección vaginal venérea) o cada año si no las han tenido. Deben hacerse ambos estudios porque puede salir negativo el Papanicolau y positiva la Colposcopía OJO! La mastografía y el ultrasonido mamario (ambos bilaterales) se recomiendan cada año a partir de los 40 años. Última y lamentablemente he sabido de muchos casos de cáncer de mama y mastectomías a mi alrededor. A 2 queridas amigas se les practicó esta extirpación de ambas mamas.
Información es prevención y prevención es salud. No confundamos sexo con amor y como dice mi papa “dénse a desear”. Bendiciones 
Les dejo el mail de la Dra Elizabeth Cacho para sus dudas: medicaeliser@gmail.com